Receta de ensalada de quinoa con kale

Cada día nos preocupamos más por nuestra alimentación y la de nuestros familiares, ya que está habiendo muchos problemas de obesidad y diferentes enfermedades acerca de lo que comemos y de cómo están procesados los alimentos.

 

La quinoa se ha convertido en un alimento estrella de la nutrición moderna. Es un cereal que tiene un importante aporte en proteínas, fibras, grasas insaturadas e hidratos de carbono. También, aporta un nivel importante en minerales, cómo el fósforo, el hierro y calcio, a lo que se suman otros cómo el magnesio y potasio. Es un alimento rico en vitamina A, E y vitaminas del grupo B. Es uno de los platos principales que los nutricionistas recomiendan a los vegetarianos, cómo sustituto de la falta de vitaminas que no ingieren de la carne. Y sobre todo, es fácil de cocinar.

 

Otro alimento muy cotizado en el mercado alimenticio está siendo la kale. La kale es considerada como una “Super Comida” según varios estudios que indican que es un alimento con un gran aporte nutricional y muy beneficioso para la salud. La kale contiene un bajo aporte calórico al poseer una elevada cantidad de agua. Es muy rico en minerales, destacando el calcio y el hierro y en vitaminas A, C, K y E.

 

Plameca, os ofrece una rica receta de ensalada de quinoa con kale .

 

INGREDIENTES PARA DOS PERSONAS

 

– Quinoa 125 gramos

– Kale 150 gramos

– 3 dientes de ajo

– Cebollino

– Guindilla fresca

– Sal

– Aceite de oliva

– Caldo de alcachofas o de verduras

 

ELABORACIÓN

 

  1. Cuece el caldo en una olla, mientras que lavas la quinoa.
  2. Empieza a hervir el caldo y dejamos cocer la quinoa durante 15 minutos hasta que se consuma más o menos el caldo.
  3. Retiramos del fuego y la dejamos reposar 5 minutos.
  4. En otra sartén, echamos un chorrito de aceite con los tres dientes de ajo.
  5. Cuando haya cogido temperatura echamos el cebollino picado y una tira de guindilla (en función de gustos y preferencias).
  6. Echamos la verdura una vez lavada y la dejamos durante 5 minutos hasta que se note el tallo crujiente.
  7. Añadimos la quinoa.
  8. Servir en el plato aconsejable un chorrito de aceite.

 

¡LISTO! Es una ensalada fácil de hacer cómo hemos dicho desde el principio, pero sobre todo con un gran aporte de proteínas, vitaminas y minerales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *